Si bien la logística trata en esencia del movimiento de bienes, no es lo mismo hablar de logística directa y logística inversa. La logística directa hace llegar el producto al consumidor final, mientras que la logística inversa es el proceso de recogida y devolución de mercancía, que tiene lugar después de la entrega del producto al consumidor.

Por lo general, la logística inversa la lleva a cabo algún área relacionada al servicio de posventa, y resulta muy importante, por ejemplo, en el comercio electrónico.

Existen muchas razones que lleva al cliente a devolver la mercancía al proveedor: insatisfacción, entrega errónea, producto defectuoso, entre otros motivos.

Naturalmente, este proceso le exige a la empresa más esfuerzo, trabajo e inversión, pero también trae consigo los siguientes beneficios:

  • Un buen servicio de devolución mejora la experiencia del cliente, mejorando su relación con el cliente y promoviendo su fidelidad.
  • Permite a la empresa reciclar partes de la mercancía para fabricar materiales de nuevo, o directamente volver a usarla, lo que permite un ahorro de costes respecto a la compra de nuevas materias primas.
  • Aunque no es un objetivo primordial, contribuye a la reducción del impacto medioambiental.

El sistema permite gestionar los siguientes documentos referidos a la logística inversa:

  • Albaranes de devolución.
  • Facturas rectificativas.

1 Albaranes de devolución

Un albarán de devolución refleja un movimiento de entrada de un producto al almacén por parte del cliente

Por lo general en esta clase de albaranes suelen tener su origen en otros documentos como facturas de ventas, la diferencia sería que en el albarán se modifican los precios a negativo, para así valorarlo en negativo.

Para un mejor control de la mercancía se permite su gestión usando cuentas logísticas de origen y destino que permitan identificar el estado de la misma.

Ejemplo

Por ejemplo, de manera informativa, una cuenta origen sería "CLIE", la cual indica que el movimiento consiste en una entrada por una devolución de un cliente, de manera que no incida en los stocks de la compañía.

En el mismo tenor, una cuenta destino podría ser "DISV" (en caso de que se devolviese algo que ya estaba disponible) o "CALI" (en caso de que la mercancía deba pasar por control de calidad). Los artículos en esta cuenta si se reflejarían en los stocks de la compañía.

2 Facturas rectificativas

La devolución de la mercancía por parte del cliente conlleva en la muchos casos a que la empresa deba generar una factura por dicha operación. Para esto se puede valer de la factura rectificativa.

Otros casos donde se requiere usar una factura rectificativa pueden ser:

  • Corregir una factura cuando esta no cumple con los requisitos legales indispensables.
  • Corregir una cantidad de una factura emitida.
  • Cuando la cuota tributaria se ha calculado mal.
  • Recuperar el IVA declarado de una factura impagada.